-->

Artículos de opinión

3:18 de la madrugada

Son las 3:18 de la madrugada, suenan los aspersores, parece que están regando el pequeño jardín que está al lado de mi ventana.
El mundo duerme y a nadie parece importarle esos putos aspersores corriéndose a gritos encima del césped.

A mí tampoco, pero últimamente suelo escribir sobre cosas que no me importan demasiado.

Suelo escribir durante toda la noche para evitar hablar de ella. Normalmente suele ser en vano, tengo esa manía de firmar con su nombre cada una de las cosas que escribo.

Siempre me ha atraído la noche, creo que es porque la noche tiene ese poder de callar al mundo.  El silencio de la noche se sienta en mi ventana a ver cómo suena el teclado de mi ordenador al escribir, es maravilloso.

La noche es mi refugio personal. Puedo asomarme a la ventana simplemente a mirar sin parecer un demente. Puedo leer debajo de un foco que apunta directamente a mis miedos.

Es simple, la noche me duerme entre sus brazos y me dice que todo pasará, y yo me quedo con eso. Todo pasará.

¿Veis lo que os decía?
Puedo escribir sobre cosas que no me importan nada, pero al final todo
huele a lo mismo, todo huele a ella.

Soy un mal escritor,
un mal vividor,


y ¡Dios que mal olvido!




#carlosKaballero




Últimas 5 entradas escritas.
Widget últimas entradas Blogger