-->

Artículos de opinión

Cuanto daño ha hecho París...

Casi tanto como cuentos de princesas, príncipes azules y naranjas buscando sus mitades.
En París el sexo sin amor está prohibido, las palomas cagan pétalos de flores y todos
los bancos de París tienen buenas vistas y dos nombres propios grabados en su madera.
Es en París donde los amantes hacen promesas al oído y se besan a la luz de una luna infinita
que no se pone nunca.

Supongo que amarse allí no tiene ningún mérito.

Qué le jodan a París...
Yo busco quien me ame en Vietnam.




www.CarlosKaballero.com


No hay comentarios:

Últimas 5 entradas escritas.
Widget últimas entradas Blogger