-->

Artículos de opinión

Ese final tan lógico

Cariño, no hacía falta tanta mentira para poder
marcharte. Fuiste una maldita cobarde y nunca
me dijiste que ya habías tomado la decisión de
 irte.
Me hiciste pensar que aún podíamos estar
juntos, que tú sufrías a solas en tu casa, que
todo era culpa mía.
Pero tú ya conocías a otro, ya dormías en otras
camas, y ya planeabas una huida que no te
atrevías del todo a llevar a cabo.
Supongo que no sabías como hacerlo, que por
aquellos días en los que fuimos no querías
hacerme daño.
Si supieras las noches que perdí esperando que
llamaras, lo que pensé en hacer para que no te
fueras.
Pero te fuiste,
sin más te fuiste.
Disfrazada de mujer de mi vida acabaste por
marcharte.

Y bueno, la vida sigue igual sin ti igual que sin
ti iba antes de conocerte, pero sigo pensando
que no hacían falta tantas mentiras para este
final tan lógico.



www.carloskaballero.com


No hay comentarios:

Últimas 5 entradas escritas.
Widget últimas entradas Blogger