-->

Artículos de opinión

Los seres humanos

Estuve trabajando poniendo copas en un bar de aquí de Córdoba,
Era un trabajo cualquiera para un hombre cualquiera.
Es curioso, las situaciones cualquiera te hacen escribir más que cualquier situación extraordinaria al menos a mí

Una mujer muy guapa, con unas grandes tetas me decía que a ella los clientes siempre la juzgaban por su físico, me decía que a ella le decían “ey tetas gordas ponme un par de copas” o “¿oye esas tetas son tuyas?” o “¿tus tetas están en la carta?”

Yo le decía que tiene que ser espantoso aguantar a esos putos cerdos soltar burradas y no poder reventarle la botella contra la cabeza el jefe no nos dejaba, al menos, antes no nos dejaba-
Un día después de estar casi 8 horas trabajando seguidas, ella estaba bailando con esa forma tan sensual que sólo ella sabía y un hombre se acercó poniéndole un billete de 50 en la mesa mientras le decía; toma, 25 euros de propina para cada teta.

Ella feliz cogió su billete, y lo puso en su gran escote, todos enloquecieron.
incluido yo que jamás había recibido más que un par de euros de propina

Yo pensé dos cosas que me hicieron volver a soportar aquella estúpida noche, en primer lugar que había perdido la fe en aquella chica como último reducto de la sociedad. En segundo lugar, que pena, ojalá yo tuviera ese par de tetas.






 #carloskaballero



sin duda un te quiero sincero

Salí a beberme la ciudad,
le había prometido dos copas al olvido.

A la tercera o cuarta tendría que haberme ido,
yo y mi estúpida manía de alargar
siempre el final.

Eran aproximadamente las 6 de la mañana
sentado en la puerta del bar
cuando ocurrió.

Apenas duró un par de segundos,
le dije tres veces puta
justo antes de colgarle.

Joder...

Nunca había dicho un te quiero más sincero.




www.carlosKaballero.com
Últimas 5 entradas escritas.
Widget últimas entradas Blogger